+A - A
Invierno: qué comer para preparar nuestras defensas

Con el frío y la lluvia de la temporada invernal, también hacen su aparición preparaciones tradicionales de esta época del año, como sopaipillas, calzones rotos y papas fritas. Pero lejos de lo sabrosas que pueden ser, poco nos ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunológico.

Sobre esto y qué debemos comer para subir las defensas. «Para lograr un buen estado nutricional y así no enfermarnos durante el invierno, principalmente se recomienda mantener los horarios de alimentación, modificar la temperatura de las comidas o acompañar los platos fríos (como las ensaladas) con alimentos tibios como sopas, consomé o incluso aguas de hierbas, y realizar actividad física», señala. Según explica la experta, el sistema inmune está muy correlacionado con el estado nutricional, por lo que es importante comer una dieta balanceada, rica en alimentos nutritivos y altos en vitamina.

«No existe ningún superalimento que nos quite el resfrío o bien evite al 100% enfermarnos, pero sí existen alimentos que nos ayudan a fortalecer nuestro sistema inmune», asegura.

¿Qué alimentos preferir?

  • Legumbres: son ideales en esta época porque se pueden comer calientes y son uno de los alimentos más nutritivos que existen. Tienen un gran aporte de proteínas, de fibra y vitaminas como la B6, vitamina A y C. También entregan minerales como el potasio, hierro y zinc.
  • Alcachofas: favorecen la digestión y tienen fitoesteroles que contribuyen a controlar el colesterol en la sangre y flavonoides, que protegen contra enfermedades cardiacas.
  • Frutas: en esta estación está la manzana roja (rica en vitamina E y antioxidantes), la naranja (resalta por su alto contenido de líquido, su elevado porcentaje de vitamina C, minerales, potasio, magnesio y ácido fólico) y el kiwi (80% de agua, tiene propiedades antioxidantes, y posee vitamina C, características que fortalecen el sistema inmune).
  • Probióticos: existen en condiciones naturales, como en la leche, yogurt, quesos, soya, cereales y otros, la concentración de ellos es baja y no se logra conseguir un efecto clínico relevante. Por eso se han desarrollado preparados farmacológicos (en forma de cápsulas, por ejemplo) y alimenticios (bebidas lácteas probióticas).
  • Cacao: tiene sus beneficios en esta época del año; mientras más porcentaje de cacao tenga el chocolate será de mejor calidad, debido a sus propiedades antioxidantes.

Mejor dejar de lado

«Durante el invierno, muchas personas creen que necesitan comer más calorías para combatir el frío, pero eso no es así. Es importante disminuir al máximo el consumo de frituras en preparaciones como sopaipillas, calzones rotos o papas fritas, así como las grasas saturadas provenientes de carnes y embutidos. También, disminuir el consumo de bebidas azucaradas y gasificadas, y evitar el exceso de sal que se encuentra en alimentos procesados y enlatados, tales como sopas en sobre, snack dulces y salados», explica la nutricionista.